Ecologistas Malaka

Marbella 24 horas: Denuncian la destrucción de dunas en la playa de Río Real de Marbella

El grupo Ecologistas Malaka ha denunciado en un comunicado la destrucción de dunas primarias en la playa de Río Real de Marbella, de lo que responsabiliza tanto al Ayuntamiento como a la Junta de Andalucía por permitir el incremento en la ocupación de esta zona con nuevas instalaciones privadas en detrimento del medio ambiente. 

 

Desde este grupo ecologista señalan que se ha arrasado la duna primaria de la playa de poniente de la desembocadura de río Real. 

Ha ocurrido, sostienen, al permitir tanto el Ayuntamiento como la Junta distintas ocupaciones en una zona de importante valor medioambiental

En concreto, se refieren a la «reinstalación de un quiosco-chiringuito, con una terraza, un punto de espeto, más una zona de 200 hamacas». 

Todo ello, en una «playa ya castigada, donde la Demarcación de Costas había instalado hace unos años elementos y barreras de regeneración dunar, junto con la adecuación del aparcamiento ilegal de esta zona».

Ecologistas Malaka sostiene que estas nuevas instalaciones «incumplen las previsiones del Ministerio de Transición Ecológica, señaladas en el documento de Estrategias frente al Cambio Climático en la Costa, donde se alerta de excesos críticos de ocupación, de mermas evidentes de playa de Rio Real, de aumento de los alcances del oleaje tierra adentro, de aumento de intensidad y frecuencia de temporales».

Señalan directamente al Ayuntamiento y a la Junta de Andalucía por «seguir incrementando e intensificando las ocupaciones, temporales y permanentes en las playas de Marbella».

Se sigue ignorando, sostienen los ecologistas, las «prioridades de actuación previstas en la Agenda de Desarrollo 2030 para contribuir a incrementar la resiliencia de los sistemas naturales del conjunto del litoral afectado y la mejora de las características ecosistémicas de este entorno costero».

«Estos nuevos establecimientos privados, intensifican en esta playa del Pinillo-Rio Real de Marbella, el fenómeno de la litoralización, que conlleva una cada vez más intensa mercantilización del espacio público de nuestras playas», denuncian.

Esto supone «una privatización encubierta con un exceso de ofertas comerciales y lúdicas más propias de los espacios comerciales».