Ecologistas Malaka

El Periódico de Marbella: Ecologistas, en contra de un chiringuito de 200 m2 en la zona del Don Carlos

la asociación Ecologistas en Acción Aedenat Malaka ha vuelto a presentar alegaciones contra la autorización para la construcción de un chiringuito en el término municipal de Marbella. En este caso el futuro establecimiento hostelero estará situado en la playa de Las Chapas junto al hotel Don Carlos y tendrá una superficie construida de 200 metros2 de planta, casi 200 m2 de sótano y 70 m2 de terraza, además de una edificación anexa de 30 m2.

Ecologistas en Acción ha presentado varias alegaciones ante la Dirección General de Calidad Ambiental y Cambio Climático, de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía. El colectivo medioambiental denuncia el efecto acumulativo que este chiringuito tendrá en una zona ya saturada de este tipo de establecimientos hosteleros sobre la zona de playa, por tanto, “la concesión solicitada incumple las previsiones contenidas en el art. 61 del Reglamento General de Costas , en la medida en que no está justificada que la instalación no pudiese tener otro ubicación ya que colindante con el dominio público existen instalaciones relacionadas con un establecimiento hotelero que ofrecen servicios de restauración, un club de playa a escasos metros, sin analizarse en la solicitud los diferentes establecimientos existentes en la zona y que prestan servicios a la playa. Además, en relación con el apartado 3 del mencionado artículo, que preceptúa que en todo caso la ocupación deberá ser la mínima posible , sin embargo se solicitan 200 metros de concesión, el máximo permitido en las playas urbanas para instalaciones fijas, sin que se justifique tal ocupación”.

Igualmente Ecologistas en Acción denuncia que el proyecto del chiringuito no aclara los accesos desde la vía pública para los futuros usuarios y, además, según ha explicado el asesor legal de Ecologistas En Acción Salvador Campos, “existen graves problemas relacionados con la conexión al saneamiento que discurre por la misma playa y que ha sufrido la incidencia directa del mar, por lo tanto es necesaria la retirada de las conducciones de saneamiento de la zona, y el chiringuito proyectado limitaría la nueva ubicación de la tubería de saneamiento, sin que se aporte en el proyecto ningún certificado de que las conducciones tienen el visto bueno de Acosol”.

Campos también ha llamado la atención sobre el hecho de que “el chiringuito se encuentra en una zona que cuando se producen lluvias se realiza el desagüe del agua proveniente del norte provocando fuertes escorrentías y socavones en la playa”.

Por otro lado, desde el colectivo medioambiental consideran que “la concesión deberá realizarse mediante la convocatoria de concurso en el que se respetarán los principios de publicidad, imparcialidad, transparencia y concurrencia competitiva. Además de ello, no vienen reflejadas las tarifas a pagar por los usuarios incumpliendo el contenido de los art. 87 y 89 del Reglamento de la Ley de Costas”.

En definitiva, desde Ecologistas en Acción están de acuerdo en lo que estipula la Ley de Costas de que los chiringuitos deben dar un servicio a los bañistas en la playa, “nosotros no estamos en contra de que existan chiringuitos, pero lo que no puede ser es que haya auténticos restaurantes de lujo o discotecas con cientos de metros cuadrados de superficie haciendo negocio en un espacio que es público y, por tanto, de todos”.