Ecologistas Malaka

Diario Sur: Ecologistas alertan sobre los efectos del traslado de un chiringuito en Río Real

La Junta de Andalucía confirma que se está estudiando el caso, que además está pendiente de la visita técnica al terreno

Ecologistas Malaka ha dado la voz de alarma sobre la «reinstalación de un kiosco-chiringuito, con una terraza, un punto de espeto, más una zona de hamacas en la playa de poniente de la desembocadura del río Real». En este sentido, indican que «Demarcación de Costas había instalado hace unos años elementos y barreras de regeneración dunar, junto con la adecuación del aparcamiento ilegal en Dominio Público Marítimo Terrestre (DPMT) de esta zona».

Fuentes de la administración autonómica, competente en la materia, señalan que se ha solicitado una autorización para el traslado del kiosco del chiringuito y actualmente se está estudiando. En este sentido, sostienen que hay pendiente una visita técnica a la zona.

Por su parte, desde la Subdelegación del Gobierno precisan que la competencia sobre las concesiones pertenece a la Junta de Andalucía, sin embargo, sí confirman que esa zona la tenía reservada la Dirección General de Costas para regeneración dunar, tal como reflejan los ecologistas.

El colectivo ambientalista considera que, de hacerse realidad, estas nuevas instalaciones, «incumplen las previsiones del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico señaladas en el documento de estrategias frente al cambio climático en la costa en el que se alerta de excesos críticos de ocupación, de mermas evidentes de la playa de Río Real, de aumento de los alcances del oleaje tierra adentro, así como del aumento de intensidad y frecuencia de los temporales».

La Asociación Produnas, una de las más activas en la protección y regeneración del cordón dunar marbellí, se muestra prudente ante la situación. El colectivo ambiental subraya la defensa del ecosistema a la vez que muestra su respeto por el mantenimiento de aquellos negocios que cuenten con el visto bueno de todas las administraciones. En este sentido, prefieren no entrar a valorar el caso concreto al desconocer la situación de sus permisos. En todo caso destacan que, en general, «no queremos que haya expansión» de chiringuitos e instalaciones en las playas.

Ecologistas Malaka valora que «estos establecimientos privados intensifican en la playa del Pinillo-Río Real de Marbella el fenómeno de la litoralización que conlleva una cada vez más intensa mercantilización del espacio público de nuestras playas».

El kiosco es una instalación de madera de 20 metros cuadrados ya existente y la intención es reubicarlo a unos metros de su emplazamiento actual al Este de otro de similares características destinado a actividades deportivas. Este periódico se ha puesto en contacto con los responsables del chiringuito para conocer las razones del traslado y su versión al respecto, sin resultado.