Ecologistas Malaka

Alegaciones contra los daños y afecciones de un nuevo chiringuito de hormigón y sótano en la desembocadura del río Guadalmina

Ecologistas MALAKA ha presentado alegaciones contra los daños y afecciones de un nuevo chiringuito de hormigón y sótano en la desembocadura del RIO GUADALMINA.
 
En esta zona de Dominio Público marítimo terrestre se pretende la construcción de un chiringuito nuevo, con una planta baja de 200 m2, una terraza de 70 m2 y una planta de sótano, con una superficie construida de 200 metros, más 30 m2 para aseos, haciendo un total de 500m2 de edificabilidad, una superficie enorme en la desembocadura del rio Guadalmina, un cauce declarado como Zona de Especial Conservación (ZEC) y que esta incluido dentro de la Red Natura 2000.
 
Para Ecologistas MALAKA el proyecto presentado por la mercantil Seabeach Ventura SL, incumple lo previsto en la Ley de Costas y su Reglamento de forma evidente, ya que no existen viales para garantizar el acceso y la explotación de esta actividad, no esta justificado el cumplimiento de la normativa medioambiental, ya que la zona donde se pretende ubicar el chiringuito aun cuando esta antropizada por el campo de golf, presenta evidencias naturales visibles de ser una zona de dunas embrionarias y tener a menos de 10 metros lineales el estuario de la desembocadura del Río Guadalmina (ES6170021), espacio incluido en la red natura 2000 para el que opera lo previsto en el Plan de gestión de Zona Espacial de conservación (ZEC), en cuyas áreas de servidumbre están claramente contraindicadas la construcción y usos que se proponen en este proyecto.
 
+ INFORMACIÓN
 
Aunque los arquitecto que han elaborado el proyecto (Huete arquitectos) consideran que las afecciones del chiringuito a este espacio natural son de escasa relevancia, lo cierto es que la construcción de un edificio de hormigón con sótano son elementos que rigidizan la costa y dañan la propia dinámica, al tiempo que dificultan enormemente la regeneración del entorno, ya que al ser obras fijas, hormigonadas y de cimentación altera profundamente el espacio natural de la playa.
 
Además de ello y tal como vienen señalando la Demarcación de Costas, estas construcciones suponen obstáculos al alcance del mar, a la propia marea, que cuando alcanza esas construcciones no funciona con el efecto amortiguador de las arenas, sino como roqueo o acantilado natural que aumenta la energía del oleaje y produce que se pierda más arena.
 
Este efecto es aún más intenso y violento en una zona donde confluye la violencia de la corriente del rio Guadalmina con el alcance del temporal marítimo, zona donde precisamente se propone instalar impudentemente el nuevo chiringuito.
 
En el proyecto presentado no se aclaran los accesos al chiringuito desde la vía pública para los futuros usuarios, a pesar de que se asegura que la zona cuenta con todos los servicios urbanos y está dotada de medidas para la eliminación de barreras para las personas con movilidad reducida , la realidad es que no hay aparcamientos, ni acerado ni itinerarios peatonales en las cercanías, por tanto no está garantizado el uso de las instalaciones, en la medida que no hay accesos y una zona de aparcamientos a una distancia razonable y los vehículos acabarían aparcando incluso en la misma playa.
 
Por otro lado Ecologistas MALAKA entiende que estos nuevos establecimiento de servicios no pueden darse en concesión directa al promotor del proyecto, sino que deben realizarse mediante la convocatoria de concurso en el que se respetarán los principios de publicidad, imparcialidad, transparencia y concurrencia competitiva.
 

Puedes colaborar con la campaña EN DEFENSA DEL USO PUBLICO DE NUESTRAS PLAYAS en:

https://www.migranodearena.org/reto/no-est-n-robando-laplaya-campa-a-en-defensa-de-las-playas-de-marbella